top of page

¿Qué es el Proyecto Artat?

El proyecto Artat es una iniciativa que trabaja los valores, el equilibrio y la unidad. Estos tres conceptos son la base de una filosofía de vida en la que las personas tienen una herramienta más para gestionar su equilibrio y su bienestar, a menudo transitamos en el camino de la vida sin saber hacia dónde vamos, y sobre todo, sin tener herramientas que nos ayuden a sentirnos mejor y gestionar de un modo equilibrado las diversas circunstancias que vivimos. Hay un principio fundamental que tiene que ver con el comportamiento humano, los valores, son atributos que se adquieren en la educación, estos nos ayudan a gestionar mejor nuestro carácter cuando estamos ante una circunstancia adversa. El equilibrio es lo que nos mantiene en un estado de estabilidad emocional, mental y físico, a la hora de poder trabajar y transmitir esos valores que hemos aprendido hasta el momento, y la unidad nos ayuda a contemplar que somos seres individuales viviendo una experiencia colectiva, que lo que una persona hace dentro de su individualidad siempre tiene una influencia en una escala superior, llegando a afectar a otras personas. El proyecto Artat va enfocado principalmente a la educación porque es donde podemos integrar mejor los valores, donde podemos adquirir herramientas para gestionar nuestro equilibrio interior, y por supuesto, donde podemos conocer las diferentes escalas de la unidad, empezando por nuestra unidad individual y terminando en una unidad de integración mundial.



Como valores se proponen un total diez, entre los cuales se encuentran la honestidad, la honradez, el respeto, la tolerancia, la comprensión, la colaboración, el compañerismo, la lealtad, la amistad, y la unidad.


Si hablamos de aprender a gestionar nuestro equilibrio interior, este tiene que ver con los diversos aspectos del equilibrio del ser humano, común a todas las personas, y singular dentro de cada individualidad. Los aspectos del equilibrio común, son la energía vital del cuerpo humano que se equilibra a través de la alimentación o el sueño, el equilibrio emocional que se equilibra a través de dirigir la mirada a aquellos puntos que nos generan bienestar, el equilibrio o la sintonía con el corazón, que fundamentalmente se equilibra a través de identificar cuál es el camino que nos hace más felices y confiar a seguirlo sin dudar, aprendiendo de todo aquello que experimentamos. Aspectos tan importantes como equilibrarnos en la comunicación con nuestros seres queridos, con las personas que están a nuestro alrededor, con la sociedad. Es importante también equilibrar nuestra mente racional y nuestra mente intuitiva, de esta forma aprendemos a encontrar una guía y una referencia en el pensamiento crítico, y también, en la confianza de nuestro sentir interior. Y por supuesto no menos importante, el equilibrio de la unidad como seres individualizados que viven una experiencia colectiva, bien sea en la unidad familiar en una primera escala, en la unidad de interacción con el pueblo en una escala superior, en la interacción que formamos con la naturaleza, es otra unidad, e incluso podemos ir más allá y toda acción puede llegar a tener una repercusión a nivel mundial, en mayor o menor medida.

Cuando un joven aprende e integra estos conceptos desde su más tierna infancia, su pensamiento empieza a ser crítico con las acciones que lleva a cabo en su día a día, aunque estas no están impuestas por un dogma o una creencia, simplemente ese joven posee unas herramientas que le otorgan contemplar el mundo desde una perspectiva más amplia, integrando en su totalidad la importancia de encontrar su propio bienestar, y además contemplar el bienestar de las personas que tiene alrededor e incluso el bienestar de la propia naturaleza.


Un empresario que surja de esa educación, será un empresario que haya crecido en un sistema de valores y haya integrado un equilibrio interior e individual, que lo acerque hacia un equilibrio colectivo. Entenderá que debe mirar por su empresa como crecimiento individual, y que ésta, además, debe respetar el mundo que le rodea.

Del mismo modo que un empresario puede gestionar su equilibrio, lo puede hacer un político, un médico, un inventor, una señora de la limpieza, un mecánico. Todos los oficios pueden albergar un conocimiento pleno sobre su propio equilibrio interior, de hecho, eso es lo que les acercará hacia una felicidad total. Y cuando hablamos de una felicidad total, quiere decir una felicidad que está en constante cambio y debemos actuar con nuestro conocimiento y nuestro saber, para movernos dentro de los parámetros que gestionan esa felicidad interior. En la actual sociedad vemos un reflejo de cómo las personas entran en estados de depresión, se pierden de su camino, no escuchan a su corazón, no contemplan la unidad que todos formamos, o quizás no muchos adultos de hoy la contemplan. Tenemos la suerte de contar con muchas personas que sí, que contemplan todo esto, y por supuesto que hacen muchas labores humanitarias con el fin de que todos podamos vivir de una forma armónica y sostenible, aunque si queremos ver un cambio real y verdadero, este tiene que ser a largo plazo y debe nacer desde la propia educación de nuestros hijos.

El proyecto Artat también contempla la posibilidad de transmitir y ayudar a todos aquellos adultos que quieran integrar ese sistema de valores, equilibrio y unidad, que les ayudará a encauzarse en su camino y les otorgará herramientas para que puedan conectar con su propia felicidad.


Cuando somos pequeños nos enseñan las diversas materias del colegio, que están ideadas para que en el futuro podamos desenvolvernos en nuestra sociedad. En nuestra infancia, para aprender a sumar, tuvimos que repetir muchas veces los diversos cálculos que nos ayudaron a integrar las sumas y las restas, las multiplicaciones, etc. De la misma forma, los valores son algo efímero, que incluso la gente desconoce. Si le pedimos a una persona que nos describa el respeto, debería poder describirlo con la misma fluidez que puede describir cómo se suman 2 + 2. Sólo de esa forma, cuando alcanzas una comprensión total de los valores o de tu propio equilibrio, puedes caminar hacia él, transmitiendo y enseñando, sintiendo y ejerciendo, sólo una comprensión total de ti mismo/a te llevará hacia una integración, y en consecuencia, transmisión de esos valores hacia nuestra sociedad.


Realmente en ti está la capacidad de ser el cambio que necesita ver este mundo.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page