top of page

- Sobre las inteligencias múltiples en la escuela -

Actualizado: 5 mar 2021

Tradicionalmente hemos asociado que la obtención de buenos resultados académicos se relaciona con las altas capacidades intelectuales. Si bien es cierto que existe una evidente relación entre la inteligencia y la facilidad para el aprendizaje, resulta demasiado reduccionista limitar las capacidades de un niño al número de sobresalientes que obtiene en su boletín de notas.

Pese a encontrarnos en el siglo XXI, aún son muchos los niños, y los adultos que recuerdan experiencias de su infancia, cuya autoestima y percepción de la propia valía quedan distorsionados por los resultados que obtienen, u obtuvieron, en sus calificaciones escolares. Aunque los tiempos han cambiado, continúan las comparaciones y las etiquetas, así como la búsqueda por obtener la máxima nota, al margen de que el aprendizaje resulte o no enriquecedor y significativo. Perdemos el foco de atención en lo que realmente resulta importante, motivar al alumnado para que no pierdan las ganas de aprender, explorar y experimentar. Muchos llegan a la edad adulta sintiéndose un fracasado 3, un mediocre 5 o un excelente 9. Este sentimiento provoca que en muchas ocasiones carezcan de la suficiente fe en sí mismos para enfrentarse a los retos que irán apareciendo a lo largo de su vida, sin tener presentes todas las potencialidades, destrezas y habilidades en las que destacan, y olvidando todo lo bueno que tienen que aportar el mundo.

Todos los niños y niñas son especiales. Cada uno de ellos, sin excepción, presentan cualidades y virtudes, que aguardan, como diamantes en bruto, en su interior. De nosotros depende que tomen, desde pequeños, consciencia de ellos, y les proporcionemos herramientas para que desarrollen esas capacidades con pasión y perseverancia.

La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue elaborada en 1983, por el psicólogo Howard Gardner. En ella plantea la idea de que la inteligencia no es única, sino que la vida humana requiere del desarrollo de múltiples inteligencias, cuestionando el paradigma según el cual los méritos educativos y la obtención de titulaciones académicas se consideran factores decisivos a la hora de valorar la inteligencia de una persona. Como ejemplo de ello, podemos observar que muchas personas que obtienen excelentes calificaciones académicas, presentan dificultades para relacionarse con otras personas, o para gestionar determinadas situaciones cotidianas. Desde esta perspectiva, el tenista Rafa Nadal no sería menos inteligente que el científico Stephen Hawking. Simplemente, habrían desarrollado inteligencias diferentes.

Gardner y sus colaboradores establecieron 8 clases de inteligencias, presentes en todos los seres humanos, pero desarrolladas de modo diferente. Cabe señalar que ninguna es más importante que otra, pese a que tradicionalmente, desde las aulas, se le ha dado más importancia a la lingüística y a la lógico-matemática. Todas las personas debemos dominar gran parte de ellas para enfrentarnos a los retos del día a día, y con esfuerzo y entrenamiento, todas se pueden perfeccionar.

Para poder abordar el proyecto de educar a los alumnos en toda su plenitud, abrigando el compromiso de extraer al pequeño genio que todos llevan dentro, es indispensable trabajar en todas las inteligencias, así como hacerles conscientes de sus propias aptitudes y capacidades latentes.




Los 8 tipos de inteligencias son:

1. Inteligencia lingüística: se vincula con el dominio del lenguaje y de la capacidad comunicativa, no solo desde el punto de vista oral, sino también desde la escritura, la gestualidad o el lenguaje no verbal. Se podría relacionar con profesiones como los políticos, los escritores o los periodistas.

2. Inteligencia lógica-matemática: tradicionalmente era considerada “la inteligencia”. Se relaciona con la capacidad para el razonamiento lógico y para la resolución de problemas matemáticos. Algunas profesiones vinculadas con este tipo de inteligencia serían los científicos, los ingenieros o los matemáticos.

3. Inteligencia espacial: se trata de la habilidad para observar el mundo y los objetos desde distintas perspectivas. Se relaciona con la capacidad de idear imágenes mentales y detectar detalles. Presentan un desarrollado sentido de la estética. En relación a esta inteligencia podemos encontrar profesiones como los artistas, los ajedrecistas o los diseñadores.

4. Inteligencia musical: se relaciona con aquellas personas que tienen más desarrolladas aquellas zonas del cerebro que ejecutan funciones vinculadas con la interpretación y la composición. Se vincula con los músicos.

5. Inteligencia corporal y cinestésica: se refiere al desarrollo de las habilidades corporales y motrices que se requieren para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones y sentimientos mediante el cuerpo. Destacan en este tipo de inteligencia los bailarines, los actores y los deportistas.

6. Inteligencia intrapersonal: se vincula con la facultad para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo. Las personas que poseen esta inteligencia muy desarrollada son capaces de acceder y reflexionar sobre sus propios sentimientos y emociones. Presentan una gran capacidad de introspección.

7. Inteligencia interpersonal: nos permite advertir emociones y sentimientos de otras personas, que van más allá de lo que nuestros sentidos pueden percibir. Nos proporciona la facultad de interpretar palabras, gestos e intenciones y nos posibilita el desarrollo de la empatía. Permite entender y detectar las circunstancias y los problemas que nos rodean, por lo que resulta de suma importancia en nuestro día a día, donde las interacciones sociales son continuas. Se podría relacionar con profesiones como los profesores, los psicólogos o los abogados.

8. Inteligencia naturalista: es aquella que nos permite detectar, distinguir y categorizar aspectos relacionados con la naturaleza, como por ejemplo, la identificación de especies animales y vegetales o de la regularidad de fenómenos climatológicos. Esta inteligencia ha sido esencial para la supervivencia y evolución de la especie humana.


Para trabajar en el aula:


Para trabajar las inteligencias múltiples en aula, podemos, tras realizar una breve explicación teórica de las mismas, repartir a los alumnos un sencillo test que ellos mismos pueden autocorregir, para una posterior puesta en común sobre los resultados obtenidos. Una vez que cada alumno comenta en qué inteligencias destaca más, resulta divertido tratar de inventar entre todos la profesión que desempeñará en el futuro.


Y tú, ¿en qué inteligencia destacas?


Puedes descargar el test aquí abajo.
Cuestionario de Inteligencias Múltiples
.
Download • 27KB


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page